top of page

Pequeño y adictivo: celular

¿Te cuesta despegarte de la pantalla? ¿O quizá no puedes irte a dormir sin haberle dado un último vistazo a tus redes sociales? De cualquier manera, la adicción al celular es una epidemia común entre las familias mexicanas, especialmente en el caso de las generaciones más jóvenes. Además de que las discusiones constantes por dejarlo de lado en la mesa o antes de dormir pueden ser un factor de tensión en el hogar.


Pero siendo este una herramienta tan común no solo para el trabajo sino también para el entretenimiento y las tareas ¿Cómo podemos identificar cuando se trata de una adicción? Algunos de los signos más comunes de una persona con dependencia al teléfono pueden ser:


· Tarda más en completar sus actividades, debido a que usa con mucha frecuencia el celular

· Siente ansiedad cuando no tiene su celular cerca

· Usa el celular de manera inadecuada (cuando está manejando, por ejemplo)

· Personas a su alrededor, en diferentes áreas de su vida, se incomodan por su uso de celular


Foto de Pixabay

La neurología detrás


Aunque parezca un aparato inofensivo, el uso del celular provoca que los niveles de dopamina en el cerebro suban muy rápido, más que en otras actividades de la vida cotidiana, causando sentimientos de alegría o placer. Sin embargo, después de estos “picos” aparecen los “bajones” de dopamina, los cuales llevan al individuo a buscar el celular de nuevo, para volver a elevar esos niveles.



¿Por qué el celular es tan adictivo?


· Porque la “satisfacción” que obtienes de él puede llegar a ser muy rápida: tienes acceso a mucho contenido entretenido que requiere poco tiempo y atención para ser consumido.

· Las interacciones detrás de una pantalla son más sencillas: una persona que siente vergüenza al hablar con los demás puede sentirse más cómodo con una conversación por escrito.

· Las redes sociales pueden ser una fuente de validación: los likes, comentarios, seguidores pueden hacerte sentir mejor contigo mismo, llevándote a buscar aumentar tus números cada vez más.


Foto de Pixabay

La psicoterapia como cura


A través de un proceso psicoterapéutico puedes entender qué ganancia obtienes de tu uso frecuente del celular. Además, podrás relacionar este aspecto en tu vida con otros que no habías considerado, ayudándote a conocer si existen más factores emocionales o psicológicos que podrían influenciar tu conducta. Esto mejoraría no solo tu uso del tiempo en pantalla, volviéndolo verdaderamente una herramienta de desarrollo, sino tu calidad de vida. Usa tu celular, que él no te use a ti.


Foto de Pixabay

9 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Comments


bottom of page