top of page

Más allá de la masculinidad tradicional

¿Quién no ha escuchado frases como “los hombres no lloran”? ¿Qué hombre no se ha topado con la exigencia social de ocultar su vulnerabilidad? No es un secreto que los suicidios en hombres alcanzan cifras elevadas, y que gran parte de ellos sufre en silencio. La masculinidad tóxica y las nuevas formas de vivir como hombre son un tema que tiene cada vez más apogeo. Pero, ¿Cuáles son algunas de las ideas que debemos dejar atrás para favorecer una masculinidad saludable? Te mostramos algunos mitos de la masculinidad tradicional que podrían estar haciéndoles daño directa o indirectamente a ti o a tus hijos.


Los hombres deben ser inquebrantables

Los hombres, como seres humanos, pueden llegar a sentirse mal. El que un hombre se encuentre vulnerable emocionalmente no es motivo de burla, ni lo convierte en “menos hombre”, sino que es signo de su humanidad. Ser vulnerables es parte de la experiencia de encontrarnos receptivos al mundo que nos rodea.


Foto por PixaBay

Los hombres no son compasivos

Cada persona, independientemente de su género, tiene capacidad para sentir empatía, ternura y compasión hacia otros humanos y seres vivos. Esa regla (no escrita, pero comúnmente aceptada) de que los hombres deben ser seres agresivos y proteger a los demás por medio de la fuerza física, priva a los hombres de expresar la ternura que ocultan como si fuera motivo de vergüenza.


Los hombres son dominantes

Existen hombres que son dominantes y hombres que no lo son. Ser hombre no tiene porqué limitarse a ser lo que los íconos populares han representado a lo largo de la historia. La creencia de que un hombre es, por naturaleza, imponente, conquistador, vividor, merecedor encasilla a mujeres y hombres en roles muy constreñidos, impidiendo que vivan y se expresen de manera auténtica.

Foto por PixaBay

Los roles de género no son malos. Lo malo es cuando los estereotipos impiden que expresemos quiénes somos en verdad; en el caso de la masculinidad tradicional, existe un mandato social que empuja a los hombres a vivir como si no tuvieran emociones, y esto llega a tener consecuencias graves. ¿Te causa conflicto la masculinidad tóxica, las nuevas masculinidades, o te incomodan las cuestiones de género? ¿Eres hombre, y has estado viviendo tu dolor en silencio? Siempre puedes pedir ayuda psicoterapéutica. ¡Mereces experimentar tus emociones! Y al final de todo esto recuerda, los niños de hoy, son los hombres del mañana.

5 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Comentarios


bottom of page