top of page

Guía sobre miedos normales en la infancia – Edad por edad-

Actualizado: 6 oct 2023




Cuando revises esta lista, recuerda que los humanos somos seres sumamente complejos, que no tendemos a quedarnos dentro de los estandares. Esta es una lista de miedos comunes durante la infancía y la edad general en la que surgen, no obstante, no existen reglas al respecto y esto puede variar de muchas maneras en cada niño o adolescente.


INFANTES (0 – 2 AÑOS)


  • Ruidos fuertes y cualquier cosa que pueda abrumar sus sentidos (tormentas, la aspiradora, la licuadora, el secador de pelo, los globos que explotan, las sirenas).


¿Por qué?: Cuando nacen los bebés, sus sistemas nerviosos aún se están desarrollando. Cuando les llega demasiada información a través de sus sentidos, esto podría ser demasiado para ellos.


  • Separarse de ti.


¿Por qué?: Alrededor de los 8 a 10 meses, los bebés comienzan a darse cuenta de que cuando las cosas desaparecen, aún existen. Deja de ser “ojos que no ven, corazón que no siente”. Este proceso puede dar comienzo a un miedo de separarse de esa persona de la que tanto dependen para que les brinde de su amor y protección.


  • Extraños / Desconocidos.


¿Por qué?: Para la edad de los 6 a 8 meses, la mayoría de los bebés ya habrán formado una conexión estrecha con las personas que cuidan de ellos. Sabrán diferenciar de ti y el resto del mundo, no sólo por tu apariencia o el sonido de tu voz, sino también por lo que significas para ellos. Así que en el caso de muchos bebés, los extraños e incluso no tan extraños (de hecho, cualquier persona fuera de sus pocos elegidos), tendrán que moverse y dirigirse con delicadeza.


  • Personas en disfraz.


¿Por qué?: “Mmm entonces deja ver si entendí… Está frente a mi un hombre enorme con una gran barba blanca en un traje rojo, que nunca había visto antes ¿y me estás diciendo que quieres que me siente en su regazo? No. Hoy no. Tal vez cuando tenga 5. O cuando descubra que trae regalos.


  • Cualquier cosa fuera de su control.


¿Por qué?: Alrededor del año de edad, los niños comienzan a dar pequeños pasos, y a experimentar con su independencia. Esto conlleva una necesidad cada vez mayor de que tengan un sentido de previsibilidad y control sobre su entorno. Cualquier cosa que parezca fuera de su control puede parecer aterrador.


PREESCOLARES (3-4)


  • Luces y ruidos fuertes (truenos, globos explotando, fuegos artificiales).


¿Por qué?: Esto los volvera muy conscientes de su falta de control en el mundo. Debido a esto, podrían mostrar miedo a cosas que al resto de nosotros nos parecen perfectamente inocentes. ¡Puede ser un mundo aterrador cuando aun estas encontrando tu camino en él!


  • Cualquier cosa que no sea como usualmente es.


¿Por qué?: Ya es bastante difícil cuando los extraños son extraños, pero cuando las personas favoritas lucen como extraños... ¡vaya! Cuando las cosas cambian inesperadamente, puedes sentirte como si estuvieras de vuelta al principio y tuvieras que volver a aprender a sentirte cómodo.


  • Ruidos, disfraces de halloween, fantasmas, brujas, monstruos que viven bajo la cama, ladrones que irrumpen en la casa, ladrones… que se hacen amigos de los monstruos que viven debajo de la cama, y cualquier otra cosa que surga de su dedicada imaginación.


¿Por qué?: Su juego imaginativo está surgiendo y su imaginación es extremadamente rica. Sin embargo, en un inicio tendrán problemas para diferenciar entre fantasía y realidad.


  • Sueños aterradores.


¿Por qué?: A esta edad, los niños pueden tener dificultades para separar la fantasía de la realidad. Las cosas que ven en la televisión o leen en los libros pueden alimentar su ya vívida imaginación y convertirse en estos sueños aterradores. O pueden provocar miedo a la oscuridad o a estar solo por la noche. A esta edad, los niños pueden tener dificultades para separar la fantasía de la realidad. Una rutina relajante a la hora de dormir e historias felices pueden ayudar a provocar un sueño feliz.


  • Personas en disfraz.


¿Por qué?: A esta edad, los adultos disfrazados no son más adorables que cuando eran bebés. Si Santa no sabe lo que quieren, entonces tendrá que esforzarse más, porque no hay forma de que se lo digan en persona.


  • Estar separados o lejos de las personas o mascotas que aman.


¿Por qué?: Podrían preocuparse de que algo les suceda a ellos mismos, a las personas que aman o a una mascota.


  • La oscuridad y estar solos por la noche.


¿Por qué?: La oscuridad puede resultar aterradora a esta edad. Con su imaginación libre podrían dar sus propias explicaciones a extraños ruidos nocturnos o sombras en la pared. Podrían convencerse de que el sonido que viene de la cocina es definitivamente un ladrón, o un fantasma, es decir.. ¿qué otra explicación podría haber?


5 A 6 AÑOS


  • Separarse de ti


¿Por qué?: Esto ocurre cuando comienzan a ver mas allá de sí mismos y se dan cuenta de que las personas que aman se encuentran expuestas a que les suceda algo en cualquier momento. Es posible que quieran evitar la escuela o las fiestas para poder estar contigo y asegurarse de que estás a salvo.


  • Fantasmas, monstruos y brujas, y cualquier otra cosa que surja en sus increiblemente vívidas imaginaciones.


¿Por qué?: Su imaginación todavía es muy activa, por lo que cualquier cosa que a la puedan darle vida allí, será combustible para el miedo.


  • Perderse, enfermarse.


¿Por qué?: Además de tener miedo de las cosas que ocupan espacio dentro de su gran imaginación, también pueden tener miedo de las cosas que realmente podrían suceder. Es el tipo de cosas que podrían angustiarnos a todos de vez en cuando.


  • Pesadillas y malos sueños.


¿Por qué?: Debido a una delimitación aún borrosa entre la fantasía y la realidad, las pesadillas pueden parecer muy reales y es probable que alcancen su punto máximo a esta edad.


  • Fuego, viento, truenos, relámpagos (cualquier cosa que parezca venir de la nada).


¿Por qué?: Todavía están tratando de comprender causa y efecto, y sus mentes son curiosas y poderosas.


7 A 11 AÑOS.


  • Monstruos, brujas, fantasmas, sombras en la pared por la noche.


¿Por qué?: Aunque su pensamiento es más concreto a esta edad, seguirán teniendo una imaginación muy vivida.


  • Estar solo en casa.


¿Por qué?: Todavía están aprendiendo a confiar en su capacidad para afrontar pequeños períodos de tiempo solos, sin tí. Quedarse solo en casa puede ser emocionante, aterrador o ambas cosas.


  • Que algo les suceda a ellos mismos o a las personas (o mascotas) que aman.


¿Por qué?: Comienzan a comprender que la muerte afecta a todos en algún momento y que es permanente.


  • Ser rechazado, no agradado o juzgado mal por sus compañeros (Preparate, esto podría durar un tiempo).


¿Por qué?: Esto se debe a que comenzarán a tener una mayor dependencia de sus amistades a medida que se preparan para la adolescencia.


ADOLESCENTES (12+)


  • Lo que sus iguales piensan de ellos.


¿Por qué?: Uno de los principales objetivos de la adolescencia es descubrir quienes son y dónde encajan en el mundo. También deben comenzar a avanzar hacia la independencia de tí. Lo que piensan sus amigos adquirirá una nueva importancia a medida que comiencen a alejarse de su grupo familiar y acercarse a su grupo social.

Siempre te amarán ¡pero su dependencia de ti debe cambiar! Esto es saludable e importante y eventualmente debe de suceder. Todo es parte de su crecimiento desde esos seres humanos pequeños y dependientes hasta seres independientes, capaces y prósperos.


  • Que ellos mismos o alguien a quien quieren se lastime, enferme o muera.


¿Por qué?: Estarán muy conscientes de que ocurren accidentes, de que las personas se enferman y, a veces, simplemente no lo puedes ver venir. Este miedo probablemente tendrá más fuerza si se enteran de que alguien a su alrededor ha enfermado o se ha lastimado. Darse cuenta de que las personas pueden quebrarse no es del todo malo para ellos, ya que durante la adolescencia, serán especialmente propensos a correr riesgos, pero lo importante es mantener su miedo a un nivel que no les impida ser valientes, aprender cosas nuevas y encontrar formas seguras de descubrir lo que pueden lograr.


  • Cómo les va en sus calificaciones, exámenes, fracaso escolar, no lograr “triunfar” después de la escuela.


¿Por qué?: Están pensando en la vida después de la secundaria. Quieren hacer las cosas de la mejor manera posible, y perseguir y lograr todos sus sueños.


  • Guerra, terrorismo, secuestros, desastres naturales.


¿Por qué?: Comienzan a tener más presente este tipo de sucesos. Con las redes sociales, tenderán a escuchar malas noticias con más frecuencia, pero no comprenden la probabilidad y la rareza de tales eventos, así que podrían llegar a creer que el riesgo de que les suceda a ellos es mayor de lo que realmente es.


  • Hablar con usted sobre temas personales importantes.


¿Por qué?: Su tarea durante la adolescencia es aprender a necesitarte menos. La adolescencia no siempre es amable y necesitarte menos puede sentirse como "amarte menos", pero recuerda que no es así ¡te aman tanto como siempre!


  • Temor a ser excluido


¿Por qué?: Ser parte de lo que sucede en su grupo de amigos, durante esta edad, puede parecer una cuestión de vida o muerte. Para todos los mamíferos a lo largo de la historia la exclusión de la tribu ha significado una muerte casi segura. Para nuestros adolescentes, eso es lo que se siente cuando se sienten fuera de su tribu: se siente como la muerte. Con el tiempo, aprenderán que seguirán sintiéndose conectados con sus amigos incluso cuando en ocasiones no es posible ser parte de todo lo que sucede.



¿QUÉ HACER?


BEBÉS


  • Enséñales que la separación es temporal, pero hazlo con cuidado.

Practica salir de la habitación por períodos cortos a la vez para que tu bebé aprenda que siempre regresarás. Comienza con un minuto y luego, cuando tu bebé esté listo, continúa desde allí. Cuando esté listo para dejarlos al cuidado de otras personas, comienza con personas con las que esté familiarizado durante períodos cortos y luego ve ascendiendo poco a poco desde allí.


  • Siempre di adiós.

Decir adiós es lo más importante que debes de hacer cuando los dejas. Huir mientras está distraído puede facilitar las cosas a corto plazo, pero correrás el riesgo de que tu bebé se sorprenda al descubrir que no estás allí. Esto puede aumentar sus temores de que usted desaparezca inesperadamente y también corre el riesgo de erosionar su confianza.


NIÑOS Y ADOLESCENTES


  • Brindales infromación

Dales toda la información necesaria para poner todas esas cosas aterradoras en contexto. No existe tal cosa como que son demasiado pequeños para hablar y entender ciertas cosas, incluso se puede decir que a esta edad los niños cuentan con mucha curiosdad y ganas de aprender. Debemos aprovechar esto al máximo. Celebra su curiosidad y aliméntala. Les encanta escuchar los detalles de todo lo tu que sabes, y si alguien sabe cómo darle sentido a las cosas, eres tú.


  • No los presiones.

A algunos niños les encantarán las cosas nuevas y querrán probarlo todo y hablar con todos. Otros tardarán más en sentirse con la confianza para hacerlo. Hay mucho que aprender y los pequeños hacen un gran trabajo al asimilarlo todo cuando se les da el espacio para hacerlo a su propio ritmo.


  • Jugar

Gran parte de su juego es en realidad un ensayo de la vida real. Si tu hijo tiene miedo de algo, preséntaselo durante el juego. De esa manera, pueden estar en control de cualquier cosa que les preocupe, y a través del juego pueden practicar sus respuestas en diferentes escenarios y así, poco a poco, sentirse cómodos con esas cosas aterradoras desde una distancia segura.


  • Ten cuidado de no reaccionar exageradamente.

Es importante validar lo que siente tu hijo, pero también es importante no reaccionar exageradamente ante el miedo ya que es posible que sin darte cuenta se esté reforzando el miedo.


  • No evadas.

Es completamente comprensible el querer proteger a nuestros hijos de los malos sentimientos que conlleva el miedo, y a veces parece que la única manera de hacerlo es apoyarles para que eviten cualquier cosa que les asuste. Sin embargo, cuanto más se evita algo, más se confirma que evitarlo es la única manera de sentirse seguro. Además, no queremos quitarles a nuestros hijos la oportunidad de darse cuenta de lo resilientes, fuertes e ingeniosos que pueden ser al afrontar la situación. Es importante que los niños aprendan que un poco de incomodidad está bien y que ¡el miedo es una señal de que están a punto de hacer algo realmente valiente!



  • Permíteles explorar su miedo de manera segura.

Introduce el miedo con delicadeza, de manera que tu hijo aún pueda sentirse en control.

Hazlo gradualmente y en pequeños pasos, comenzando con lo que menos angustia les provoca, hasta llegar a el miedo que más les molesta. Cuanto más puedas ayudarlos a sentirse en control de su mundo, más valientes se sentirán.


  • No consueles excesivamente.

No hay nada como un abrazo y consuelo para estabilizar el suelo del niño. Sin embargo, cuando ese consuelo es excesivo, puede confirmar que hay algo de qué preocuparse. Es comprensible que pueda ser muy difícil no tranquilizarlos, especialmente cuando lo único que quieres hacer es levantarlos y protegerlos del mundo, sin embargo, lo más sano es guiarlo hacia el camino que les permita encontrar dentro de sí mismo la fuerza y los recursos para lidiar con su propio miedo o ansiedad. Tranquilizalo y luego recuerdale que conoce la respuesta, o guialos con amor para que encuentre sus propias respuestas.

  • Conoce los signos físicos del miedo.

El miedo puede manifestarse de forma física. Los niños pueden tener manos temblorosas, pueden chuparse el pulgar o los dedos y pueden desarrollar pequeños tics nerviosos. Cuando esto suceda, responda a los sentimientos detrás de los síntomas físicos: miedo, inseguridad, incertidumbre.


  • Algo suave y familiar hace que el mundo se sienta más facil.

Los juguetes u objetos familiares pueden ser esa conexión a lo familiar a donde quiera que vaya el niño. Permite que esto suceda, y no te preocupes, los niños suelen soltar el juguete o cualquier cosa especial cuando se sienten listos para hacerlo.


  • Mantente atento a lo que ven en la televisión o leen en los libros.

De ser posible, mira sus programas con ellos para comprender cómo le dan sentido a lo que ven. Algunos niños aceptarán cualquier cosa que vean y otros lo convertirán en pensamientos vívidos que se pueden volver demasiado agresivos y aterradores.


  • Recuerda que están mirando.

Ellos observan todo lo que haces. Si te ven aterrorizado, fácilmente aprenderan esta misma respuesta. Sin embargo, recuerda que así como puedes influir en sus miedos, también puedes influir en su coraje. Deja que te vean siendo valiente en cada oportunidad que tengas.


  • Valida y permítele expresar sus miedos.

Permite que se cree una conversación sobre sus miedos. Cuanto más puedan hablar sobre ello, más capaces serán de darle sentido a estos sentimientos abrumadores.


  • Reconoce cualquier comportamiento valiente.

Esto les mostrara lo valientes y resilientes que pueden llegar a ser.



Y FINALMENTE…


Siempre puede resultar angustiante que los miedos se interpongan en el camino de tu hijo. Sin embargo, a menudo los miedos son una señal de que tu hijo está avanzando tal como debe de ser. El mundo puede ser un lugar confuso, incluso para los adultos. Los miedos son prueba de que tu hijo está aprendiendo más sobre el mundo, agudizando su mente, ampliando su sentido del mundo y lo que significa para él, así como aprendiendo sobre su propia capacidad para afrontarlo. A medida que experimenten más el mundo, descubrirán por sí mismos que las cosas que parecen aterradoras, no lo son tanto después de todo, y que con tiempo, comprensión y un poco valentía, pueden lidiar con cualquier cosa.



10 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Comments


bottom of page