top of page

El papel de los padres durante el proceso psicoterapéutico infantil.

Actualizado: 13 jun


La psicoterapia infantil no solo se enfoca en el niño, sino que también reconoce el papel crucial de los padres en el proceso terapéutico. Es por esto que la disposición y compromiso de los mismos son fundamentales para que el tratamiento pueda rendir resultados, ya que su participación y el interés activo de los padres por la comprensión del mundo interno del niño contribuirán a la creación de un entorno familiar propicio para la sanación.


Sin embargo, esta participación no siempre es fácil, ya que durante el proceso suelen surgir angustias y resistencias que podrían obstaculizar el proceso.


Estas resistencias de los padres no se originan por falta de voluntad o de amor hacia el hijo, sino que surgen como una respuesta de mecanismos psicológicos complejos. Muchas veces los motivos por los que los padres acuden con sus hijos a consulta son conductas que por lo regular surgen como respuesta a algunos aspectos, patrones o dinámicas del vínculo familiar, y este acercamiento hacia el mundo interno del niño puede llegar a ser muy inquietante y causar gran angustia a los padres.


El proceso terapéutico efectivo puede implicar cambios en la dinámica familiar, los cuales pueden ser amenazantes e inquietantes ante los patrones de interacción y los roles ya existentes y definidos. Y esta percepción de amenaza hacia lo conocido, hacia el equilibrio familiar, es lo que genera resistencia a las transformaciones necesarias para la sanación del niño.


El psicoanálisis infantil requiere de un proceso gradual y profundo que implica la exploración de emociones y conflictos dolorosos. Los padres pueden tener dificultades para confiar en el proceso terapéutico, especialmente si perciben que el niño está sufriendo o experimentando emociones negativas.


En ocasiones, los padres pueden tener expectativas poco realistas sobre el tratamiento, esperando resultados inmediatos o cambios drásticos en la conducta de sus hijos. Estas expectativas pueden causar frustración y desilusión cuando no se materializan, lo que resulta en resistencia hacia el proceso terapéutico.

2 visualizaciones0 comentarios

Opmerkingen


bottom of page