top of page

Creámosle a nuestros hijos


La relación entre padres e hijos es una de las más importantes en la vida de una persona. Los padres son responsables de criar, proteger y guiar a sus hijos a medida que crecen y se desarrollan. En esta dinámica, es crucial que los padres fomenten un ambiente de confianza y apertura, especialmente cuando los hijos se enfrentan a situaciones difíciles o traumáticas. Una de las formas en que se puede construir esta confianza es creyendo a los hijos cuando nos dicen que les ha pasado algo.


Cuando un niño o adolescente se acerca a sus padres para contarles sobre una experiencia negativa o un evento perturbador, es fundamental que los padres tomen en serio su relato. A veces, los padres pueden sentir la tentación de minimizar o descartar la historia de sus hijos debido a la incredulidad o a la falta de comprensión de la situación. Sin embargo, es esencial recordar que los niños también pueden ser víctimas de situaciones adversas y que su voz merece ser escuchada y valorada.


Cuando los padres creen y validan las experiencias de sus hijos, les están brindando el mensaje de que son dignos de confianza y que sus sentimientos y vivencias importan. Esto puede tener un impacto significativo en la autoestima y la autoconfianza de los niños, ya que se sienten respaldados y apoyados por sus figuras parentales. Además, creerles a los hijos cuando nos cuentan algo negativo les permite procesar y lidiar con sus emociones de una manera más saludable, ya que se sienten escuchados y comprendidos.


Cuando los padres niegan o desestiman la versión de sus hijos, corren el riesgo de crear barreras en la comunicación y de debilitar la confianza mutua. Esto puede llevar a que los hijos se sientan desvalorizados y reacios a compartir futuras experiencias negativas o preocupaciones. Si los padres no creen en sus hijos, estos podrían experimentar sentimientos de abandono emocional o incluso culpabilidad por haber compartido su experiencia.


Es importante recordar que, como padres, no estamos exentos de cometer errores. En ocasiones, podemos tener prejuicios, estar influenciados por nuestras propias experiencias o simplemente no comprender plenamente la situación de nuestros hijos. Sin embargo, debemos esforzarnos por ser receptivos y dispuestos a escuchar su versión, brindando un espacio seguro y libre de juicios para que se expresen.


Por supuesto, esto no significa que debamos tomar todo lo que nuestros hijos nos dicen de manera ciega o sin hacer preguntas. Es importante fomentar un diálogo abierto y constructivo, donde podamos buscar más información, entender mejor la situación y proporcionar el apoyo necesario. Hacer preguntas claras y empáticas puede ayudarnos a obtener una visión más completa de la situación y garantizar que estamos tomando decisiones informadas.


En resumen, creerle a nuestros hijos cuando nos cuentan algo negativo es crucial para construir una relación de confianza y fortalecer su bienestar emocional. Al hacerlo, estamos validando sus experiencias, brindando apoyo y fomentando una comunicación abierta y saludable. Escuchar a nuestros hijos de manera auténtica y creer en ellos les enseña que su voz es valiosa y que siempre pueden contar con nosotros cuando necesiten ayuda o comprensión.

11 visualizaciones0 comentarios

Comments


bottom of page